Meditaciones Bíblicas Diarias


"Los profetas que profetizaron de la Gracia destinada a vosotros, inquirieron y diligentemente indagaron acerca de esta Salvación, escudriñando qué persona y qué tiempo indicaba el ESPÍRITU DE CRISTO que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de CRISTO, y las glorias que vendrían tras ellos. A estos se les reveló que no...

"Sino santificad a DIOS el SEÑOR en vuestros corazones, y estad siempre preparados para presentar defensa con mansedumbre y reverencia ante todo el que os demande razón de la esperanza que hay en vosotros" (1° carta de Pedro 3.15).

"Porque de tal manera amó DIOS al mundo, que ha dado a Su HIJO unigénito, para que todo aquel que en ÉL cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3.16).

"Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del SEÑOR, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el ESPÍRITU del SEÑOR" (2° carta a los Corintios 3.18).

"Acerquémonos, pues, confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro" (Hebreos 4.16).

"Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar; al cual resistid firmes en la fe, sabiendo que los mismos padecimientos se van cumpliendo en vuestros hermanos en todo el mundo" (1° carta de Pedro 5.8-9).

"Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el ESPÍRITU SANTO, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra" (Hechos 1.8).

"Hubiera yo desmayado, si no creyese que veré la bondad de JEHOVÁ en la tierra de los vivientes" (Salmo 27.13).

"Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estarás conmigo; Tu vara y Tu cayado me infundirán aliento" (Salmo 23.4).