Obedecer al SEÑOR antes que a los hombres

26.01.2024

"Respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Es necesario obedecer a DIOS antes que a los hombres" (Hechos 5.29).

  La oración a DIOS era fundamental en la vida del profeta Daniel; y es por eso que no solo llevaba una vida de oración constante, sino que además, le dedicaba tiempo. Nada ni nadie podía ocupar ese tiempo, porque para Daniel era un tiempo muy especial. Sin embargo, esa vida de oración, no era bien vista por otros (los gobernadores y sátrapas), e idearon un plan para así poder acusarlo frente al rey Darío (Daniel 6.5).

  El plan consistía en que el rey promulgara, confirmara y firmara un edicto real, para que nadie haga alguna petición a absolutamente nada ni nadie, sino solo al rey Darío; y que el castigo por desobedecer sería ser echado al foso de los leones (Daniel 6.6-9).

  Todos sabían que Daniel iba tres veces por día al mismo lugar para orar y agradecer a DIOS; y aunque había un edicto real que impedía que el profeta haga esto, él no se amedrentó ni se escondió; así que, continuó orando y agradeciendo al SEÑOR, como solía hacerlo siempre (Daniel 6.10).

  Daniel era un hombre íntegro y fiel a DIOS, y sabía muy bien que era mucho más importante obedecer al SEÑOR antes que a los hombres (Hechos 5.29); por tanto, él no flaquearía en su costumbre de orar y agradecer al SEÑOR, en el mismo tiempo y lugar cada día.

alametaconcristo.com