Hasta aquí nos ayudó el SEÑOR

31.12.2023

"Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer, diciendo: Hasta aquí nos ayudó JEHOVÁ" (1° libro de Samuel 7.12).

  En los tiempos del profeta Samuel, el pueblo de Israel se había olvidado de DIOS; y tanto había sido su extravío, que llegaron a tener dioses ajenos delante de ellos. Esta rebeldía les estaba costando muy caro, así que fueron confrontados por el profeta Samuel: "Si de todo vuestro corazón os volvéis a JEHOVÁ, quitad los dioses ajenos y a Astarot de entre vosotros, y preparad vuestro corazón a JEHOVÁ, y sólo a ÉL servid, y os librará de la mano de los filisteos" (1° libro de Samuel 7.3). Finalmente, el pueblo tomó la sabia decisión de quitar todos los dioses ajenos para así poder servir solo al SEÑOR.

  Este pueblo se había arrepentido delante de DIOS; y DIOS, no solo los escuchó, sino que también los liberó de los filisteos (1° libro de Samuel 7.4-11). Así que, "Tomó luego Samuel una piedra y la puso entre Mizpa y Sen, y le puso por nombre Eben-ezer (Piedra de ayuda), diciendo: Hasta aquí nos ayudó JEHOVÁ" (1° libro de Samuel 7.12).

  A veces (o muchas veces), cometemos el error de apartarnos de los caminos del SEÑOR, y tal vez lo hacemos momentáneamente; pero aún en ese caso, necesitamos volvernos a ÉL en arrepentimiento, pues ÉL estará allí para perdonarnos, socorrernos, guiarnos, etc.

  Y esto es algo que todos los creyentes en JESÚS sabemos: que si caminamos en Su voluntad, ÉL siempre nos ayudará. Es por eso, que siempre podremos decir con total certeza: "hasta aquí nos ayudó JEHOVÁ" (1° libro de Samuel 7.12).

alametaconcristo.com